A SOLAS CON RAFA FANDOS

Un shaper, un coleccionista de momentos y alquimista.

De cerca conoceremos a Rafa Fando, shaper profesional con taller en Oviedo donde fabrica todo tipo de tablas personalizadas y a medida para todo tipo de surfers. Rafa Fando es una interesante persona pero sin duda,es un alquimista de la resina y el foam.
Cuéntanos que significa para ti ser shaper de tablas de surf, creador de algo tan importante como lo es la herramienta clave de este deporte.
Significa mucho… Mi abuelo fue el que me enseñó todo lo que sé relacionado  a la carpintería, ebanistería, manualidades y demás. Cuando pudo salir de la mina y dedicarse a la madera pasó a ser carpintero por encargo y, al enseñarme a trastear con la madera, siempre insistía en la importancia de que el producto a realizar cumpliese su función tal y como lo quería el cliente (o mejor, si era posible), y que se pudiese garantizar su calidad; haciéndolo todo con mucho mimo y cariño.

El hacía muebles, que era lo que le gustaba; yo decidí tomar todo eso y trasladarlo a lo que me gusta a mí: el surf. El poder shapear me da la oportunidad de poner en práctica todo aquello que me enseñó mi abuelo; en hacerlo con ese mimo y cariño del que tanto hablaba, adaptándolo a las necesidades de cada persona, y, en última instancia lo más importante, ver la reacción de la gente cuando recogen su nueva tabla y la meten al agua.
No creo que sea importante el hecho de que sean tablas en sí, puesto que si fuesen quillas, por poner un ejemplo, sería la misma línea de pensamiento y la recompensa final sería la misma. En definitiva (que me enrollo mucho), significa tener la suerte de transmitir unos conocimientos y maneras de ver las cosas que me dio una persona muy importante para mí a través de un deporte que me ha dado y me sigue dando mucho, un deporte que, poco a poco, ha ido ocupando un mayor número de partes de mi vida.
Sin duda una profesión que se ha convertido en modo de vida…en el que superarse no es solo una recompensa profesional si no también personal. Con todo esto,¿crees que es sencillo progresar en el diseño de tablas con la tecnología que existe al alcance?
Creo que la tecnología que tenemos a disposición puede resultar de gran ayuda a la hora de diseñar tablas, sí. Pero también tiene sus contras:
Desde un punto de vista de diseño puro y duro los programas tipo CAD resultan muy adecuados para “ver” lo que tienes en mente, ir jugando con líneas, conceptos, etc…; antes de lanzarte de lleno al foam, cepillo eléctrico en mano. De esta manera ahorras tiempo y material a la hora de crear nuevas posibilidades. Pero, por otro lado, te digo eso y siento que te miento porque, al menos en mi propia experiencia, los modelos que más nos gustan a mí, a mis riders y mis clientes son aquellos que nacieron de estar con un blank sobre los racks, poner música, coger el papel ese dibujado, redibujado y lleno de anotaciones y perderte tirando líneas y cepillando foam durante horas hasta que tienes algo que al ojo tiene buena pinta y se asemeja a esa inicial que tenías y que llevas dándole vuelta desde hace meses. Después la terminas, la llevas al agua, la pruebas, dejas que la prueben otros, a veces haces algún cambio, repites el proceso y llegas, antes o después, al modelo definitivo.

Por otro lado, en cuanto a lo que se refiere a tecnología constructiva hay tantas posibilidades que es una gozada (aunque a veces puede que nos centremos en detalles que, en realidad, son irrelevantes y terminemos mareándonos y haciéndonos la cabeza un lío)… Fibras de vidrio y aramidas con entramados tradicionales, biaxiales, triaxiales; telas alternativas y multicomponentes como las vectornet de carbono con innegra… Blanks de EPS moldeado o cortado, blanks de PU tradicional, ambas con diversas densidades y posibilidades de stringer; todo ello cambia la manera de actuar de la tabla: flotabilidad, inercia, flex… ¡¿Qué decir ya de la resina? ¿Resina de poliéster catalizada con PMEK o de catalización mediante rayos UVA, o resina de epoxi?!(por cierto, disponible también en versión “ECO” en la que se usan menos componentes derivados del petróleo)?
Con todo lo que tenemos al alcance hoy en día no creo que sea “sencillo” pero si fácil lanzarse a experimentar y progresar. Aunque siempre teniendo en mente que no debemos obsesionarnos con “lo último” y “más novedoso”… Al fin y al cabo se trata de tablas de surf, no de naves espaciales. Creo que el diseño debe progresar en una línea muy clara: reducir el impacto ecológico de nuestro deporte (cosa difícil) y en hacer un producto que se aproxime lo máximo posible a lo que necesite el cliente (lo cual no es necesariamente la última tabla de John John o de Kelly)…
Último punto, para no aburrirte más… Cuando pensamos en progreso, en avance y en mejoras muchas veces se cree que eso conlleva una escisión con lo existente para crear algo nuevo y “mejor” pero sinceramente creo que, al menos en cuanto a tablas se refiere, la evolución del diseño está viniendo y vendrá de la incorporación de conocimientos pasados, en ocasiones casi olvidados, a la tecnología y conocimientos que tenemos a disposición hoy.
¿Qué consejo le daríais a alguien que busca una tabla nueva? ¿Qué tiene de positivo para el comprador adquirirla a medida de un shaper cercano?
Se sincero, contigo mismo y con tu shaper:
Mides 1,75m, pesas unos setenta y pico kilos, tienes 43 años y surfeas en Salinas casi todos los fines de semana (cuando las condiciones son buenas, la familia te deja y no tienes que hacer horas extra en el curro). ¡Ah sí! Llevas surfeando tres años, de los cuales el último lo tienes dedicado a un “pincho” tipo “big guy” 6’6” x 19 5/8” x 2 1/2”.
¿Qué tabla comprar? Bien, en primer lugar, ¿para qué la quieres? Mejorar maniobrabilidad, que se hunda mejora a la hora de hacer patitos, que aguante tamaño pero que me sirve en olas de un metro… ¡Quiero volar! De hecho… ¡Quiero la tabla que usaba Kelly (que por cierto, mide y pesa lo que te dije antes y tiene esa edad) en su nueva ola artificial; esa tabla que mide 5’7” x 18 1/2” x 2 5/16”!
Pues,si quieres disfrutar de tu surf,va a ser que no.Todos queremos lo mismo en el agua: pasárnoslo bien… Vayas con la tabla que vayas (si es que vas con tabla) y te gusten las olas que te gusten: huecas, fofonas, medio metreras, dos metreras… Pero… Si todos queremos pasárnoslo bien, ¿por qué ese empeño en centrarnos en tablas que están diseñadas para los pros más pros del circuito profesional? ¿Qué tal si nos centramos en tablas que están hechas para el 99% de los surfistas que se ven en la playa? ¿Qué tal si nos centramos en tablas para disfrutar?

Un shaper que ha hecho mucho en torno a esta idea es Matt Biolos, el cual ha sacado una serie de tablas que están pensadas para el surfista de a pie, para esa persona que no puede estar en el agua de cuatro a seis horas al día entrenando sin parar. Además, con la suerte de la difusión de su marca ha podido ir extendiendo el uso de este tipo de tablas poco a poco. Y, más aún, ha demostrado que el volumen no está reñido con el performance (cosa muy importante a tener en cuenta; hay mucho más en una tabla que el volumen)…¿Por qué creo que es importante encargarle una tabla custom a un shaper en vez de comprar una tabla stock? Muy sencillo… Por todo lo que dije antes… En primer lugar, para hacer esa tabla que mejor que se adapte a TI. En segundo lugar, dimensiones, peso y edad de surfista aparte; no todos somos iguales… Dos personas de características físicas similares y nivel de surf similares no tienen por qué surfear de la misma manera (uno puede que surfee más del pie trasero y otro del delantero; a uno puede que le guste más machacar el labio mientras que al otro le puede gustar más fluir con la ola y hacerse algún floater de vez en cuando); estas dos personas no deberían llevarse la misma tabla (cosa que muchas veces pasa con el “stock”). Esas dos personas si pueden llevarse el mismo modelo de tabla pero con variaciones: cantos distintos, foil (distribución de volumen) distintos y un larguísimo etcétera… Eso solo lo consigues a través de una larga conversación con tu shaper (a veces varias) y auténtica sinceridad para con él y contigo mismo…
Y por fin la pregunta que estaba deseando ahcer desde la primera vez que ví vuestras tablas…¿Qué tienen vuestras tablas de “estilo perrito”? 🙂
Nunca me voy a escapar de esa pregunta… Jajajaja!!!
Tengo un perro, Simba, que es mi compañero inseparable y siempre anda conmigo; da mucho cariño y, al principio, cuando andaba “preparando” todo lo de Doggystyle se pasaba horas tumbado al lado mío, viniendo a ponerme la pata encima y pidiéndome que le rascase la cabeza. En todo el proceso de “preparación” lo tenía todo listo salvo el nombre y un buen día, por la tarde y un poco quemado por varias cosas que rondaban mi cabeza y mi vida por aquel entonces, bajé a surfear un poco, volví a casa, me cambié y cogí a Simba para bajar a la playa. Como siempre, Simba vio la arena y las olas y chifló: directo al agua, venga a pegar saltos, venga a correr en círculos… Se lo estaba pasando genial…
Mientras tanto había un grupo de chavales aprendiendo, dando sus primeros pasos con una tabla de corchopan… Era divertido, no por la cantidad y diversidad de maneras que tenían de caerse (que también), sino porque cada vez que se caían se lo pasaban genial, salían con los pelos por delante de la cara y una sonrisa que no les entraba en la cara… Mientras tanto, Simba seguía a lo suyo, corriendo cual psicópata canino y tumbándose en la orilla cuando las olas se alejaban… Y, en una de esas, vi a uno de los chavales que estaban aprendiendo y como intentaba ponerse de pie. ¿Qué hizo? Lo que todos hicimos y que no se debe hacer: ponerse de rodillas… ¡Eso sí recorrió toda la pared de rodillas! Jajajajajaja.
Pues fue ver todo eso y se me encendió la bombilla… Simba corriendo pasándoselo genial, chavales aprendiendo y, como todos hicimos, poniéndose a cuatro patas sobre la tabla y pasándoselo genial sin importar nada más que el hecho de deslizarse (fuese sobre espuma o sobre pared, fuese terminando la ola en la orilla o picando)… ¡Pues ya está! ¡Eso es lo que me gusta a mí: pasármelo bien en el agua, sin más pretensiones que salir con una sonrisa! Al igual que Simba y todos esos chavales… Pues Doggystyle Surfboards. De hecho, el primer logo Doggystyle era una silueta de Simba sobre un tablón con la palabra “Doggystyle” encima y “Surfboards” debajo.
Y ya dicha la versión oficial… Sí… También somos unos cachondos y nos gusta jugar… ¿Sabes la cantidad de gente que me vino diciendo la importancia de poner la palabra “Surfboards” detrás de “Doggystyle” a la hora de buscarnos en Google? (ríe ). Sin lugar a dudas somos la marca de tablas más picante e insinuante de España y lo seríamos a nivel internacional si no fuese porque Chilli tiene una guindilla de logo… Jajajaja!!
Ahora que lo pienso… Creo que va siendo hora de sacar unas pegatinas con el slogan interno que un día surgió mientras hablaba con uno de los riders, Javi Cuervo: “No style like Doggystyle”.

Sin duda suena bien, si me pasas una , la pego en mi bici.Y ahora,que hemos entrado en la temática picarona, vamos a volvernos aún más íntimos…¿Podrías elegir una ola/ un surfista y una tabla?
¡¿Más íntimos aún?! (ríe de nuevo) Difícil, difícil… A ver…
Hay muchas olas;Chicama, Anchor Point, esas olas que últimamente se están dando a conocer en Cap Skirring, alguna que no se puede nombrar… Olas largas y solitarias… Pero si tuviese que elegir una sola ola sería la derecha de San Juan, un día de primavera tardío, al amanecer, solo en el agua, metro y medio pasado… Una pena que con la ampliación del espigón esa ola igual ya queda solo en el recuerdo… A ver que pasa…
Surfista: los que más me gustan internacionales de los de antes sonBob McTavish, Nat Young, Wayne Lynch, Gerry López; Y los de ahora Alex Knost, Rob Machado, Matt Chojnacki; Y de los de aquí…Kepa Acero… Ah!… Uno habías dicho… Jejeje.
Un surfista, sería sin lugar a dudas: Rob Machado.Toca todo tipo de tablas (pinchos, bonzers, minisimmons, tablones, finless modernas, alaias…) y las disfruta. Además surfea con mucho estilo, ese flow del que tanto se oye hablar; no intenta machacar la ola sino que juega con ella… No se… Me gusta ver como surfea,ya no solo por el estilo y la variedad sino que lo hace con mucho respeto por el medio.
¿Una tabla? Fácil… El tablón con el que desde hace un año me puedes ver en el agua el 80% de las veces que entro… Es un modelo Invo Pig 9’4” x 21 1/4” x 2 3/4” con un laminado extra potente, muy pesado (siempre me acuerdo del peso de ese laminado extra caminando de la furgo al agua y del agua a la furgo…) y que uso con una quilla tipo flex de 10”. Es un tipo de tabla inspirado en la época del Involvement australiano y, para ser más exactos, en el “Magic Sam” de Nat Young (con alguna variación incorporando elementos actuales).
La razón por la que me llevaría esta tabla es por la polivalencia de la misma y por el cariño que le tengo (de allí que sea la que más uso)… Este tablón nació de un blank de 10’2 y un grosor de 4” y pico (para pasar de 4” a 2 3/4” hay que hacer muchas pasadas con el cepillo eléctrico)… Pues bien, empece a shapear, quite la costra del deck y empece a quitar grosor por el bottom y de repente se me para el planner (cepillo eléctrico)… Era un domingo y el planner se me estropeo… Bien… ¿Qué hacer? Pues nada, cogí un cepillo de madera, hecho de madera por mi abuelo hace algo así como sesenta años, y me puse a rebajar el grosor a la vieja usanza… Tarde casi un día entero en conseguir el foil de la tabla con ese cepillo de mano; al día siguiente hice todo lo demás… Termine con las manos que no las sentía pero con una satisfacción enorme. Es la única tabla que hice sin herramientas eléctricas; todas están hechas a mano pero ésta en particular está hecha a mano y sin herramientas eléctricas… Y como tal, en honor o memoria (llámalo como quieras) a mi abuelo está dedicada a él en el bottom…

¿Foam de Poliuretano (PU) o EPS? ¿Resina de Poliéster o resina de epoxy?
Foam de poliuretano frente a foam de EPS sin lugar a dudas. Hago de los dos tipos y tengo en mi quiver tablas de los dos tipos pero el PU te transmite la sensaciones de una manera mucho más viva y “natural” que el EPS. El EPS está bien pero lo noto más “muerto”.
Epoxy antes que Poliéster siempre (¡siempre y cuando hablemos de laminado tradicional no de tablas termomoldeadas ni pop-ups!). La resina de epoxy es más flexible que la de poliéster y además de notarse en el flex de la tabla también se nota en algo que creo es más importante aún: la resistencia de la tabla… Al ser más flexible absorbe los impactos de manera mucho más adecuada, dispersando la energía de dicho impacto mucho más que el poliéster. Así, donde con una tabla de poliéster tendrías el típico toque o craquelamiento con el epoxy no tendrías nada (igual algún arañazo), salvo que el golpe haya sido muy potente y aún así… Yo tuve una tabla de EPS+Epoxy salir volando por una explanada de piedrecillas durante muchos metros y lo único que le paso a la tabla fue que quedo rayada por todos lados y tenía un bollo pequeño donde dio con la bola de la furgo. Si hubiese sido de poliéster, esa tabla hubiese terminado cortado en dos y de estantería en casa…
¿Lo mejor? Pues lo mejor de ambos mundos… Foam de poliuretano (PU) y resina de epoxy. Eso sí que es una tabla que te va a durar mucho pero que mucho tiempo y te va a transmitir unas sensaciones muy buenas…

Tres cosas que llevarías a una isla desierta…
Mi tablón Invo Pig
…  Valdrá para casi todo y en caso de romperse tendría al menos dos tablas cortas (una single y otra finless) o, en el peor de los casos, un midlength.
Iba a decir un neopreno pero partiendo de la base de que la isla está desierta y que es tropical (eso me lo inventé pero seguro que de soltarme en una isla no sois tan malos como para soltarme por el Báltico) surfearía desnudo sin miedo a “ofender” a nadie… Así que… Una libreta con hojas ilimitadas y un boli con tinta ilimitada; que me gusta mucho escribir y no se sabe hasta cuándo estaré allí…
Difícil la tercera… La guitarra no que me aburriría de tocar siempre lo mismo… La hamaca no porque me la haría con las hojas de un bananero… ¡Ya está! Las aletas de bodyboard para poder hacer algo de bodysurfing de vez en cuando. ¡Qué no todo el surf se hace en tablas! ¡Hay que variar y probar de todo para divertirse! ¡Y hacerlo a pelo te da unas sensaciones sin igual!
Conocer a Rafa Fando ha sido divertido,ha hecho que el oficio de transmitir sensaciones con palabras fluya solo. El genuino shaper me ha dejado un sabor dulce de hablar con un profesional humilde, con mucha imaginación, experiencia en su campo y una gran humanidad para con el entorno. Sin duda, esta entrevista ha sido un verdadero placer. ¡ Gracias amigo !


Rafa Fandos con Dani Florez, un campeón en el festival “Surf Solidario”.

Para más info : http://www.doggystylesurfboards.com

Entrevista por Carmen Frutos.