Jamás pruebes un longboard… jamás.

Por tu bien, nunca pruebes esas horribles tablas ortopédicas. Sigue con las tablas cortas tan molonas... deja el long para los dinosaurios.
Surfología

Me llamo Trajano Lopez y vivo en Barbate, en la provincia de Cadiz, al sur de España. Hace unos días comentaba con otro surfer sobre el longboard. Si gustaba o no, y el porqué de ese resurgimiento tan grande que se ve en la comunidad surfera. Logging, nuevos tabloneros, gente que se pasa de la tabla corta o que incluye un long en su quiver… Yo, que siempre he ido en tablas cortas (mas o menos cortas), hace relativamente poco empecé a mirar con otros ojos las tablas mas grandes. Empecé por algo con volumen que me ayudase a surfear, y me di de lleno con un malibu clásico de 50 litros que hace las delicias en olas desde medio metro a un metro y medio.
Descubrí así el volumen, y vi que era bueno. No fue una iluminación, ni un momento zen, Simplemente me facilitaba la remada y coger olas se transformaba en algo mas divertido. Tanto, que no he vuelto a coger un pincho desde entonces.
El siguiente paso -natural- es el longboard.
El longboarder quiere el “flow”, que es el nirvana del longboarder. Flow, fluir, o surf relajado. Algo que las tablas cortas no pueden proporcionar. Algo que solo el long puede dar. Es un hecho, un momento de extrema madurez, que implica conocer los limites físicos de uno mismo, y que implica también reconocer un cierto placer en coger una ola, disfrutarla mas allá de la radicalidad. Respeto y emoción se funden en esta forma de surf. Aquí no se trata de destrozar una ola, sino de dejarla llevarte, meciéndote. ¿Idílico? Pues es lo que viven los longboarders en sus baños: placer. Y nada mas.

El paso de la tabla corta al long se suele producir a una cierta edad. No hablamos de un año preciso, sino de un tramo: entre los 30 y los 40, podemos decir que nacen los longboarders. Siempre habrá excepciones -gloriosas todas ellas, ya sea de cada vez más jóvenes o adultos mayores- Y cada vez más iniciados se decantan desde el principio por el Long, por su facilidad y la cantidad de olas que surfeas, con otra actitud que en la radical tabla corta.
El longboarder tiene ante si dos polos totalmente opuestos: por un lado, su forma de surfear cambiara. De necesitar un metro, o dos metros, para surfear, descubre que con apenas medio metro disfruta. Maniobras nuevas, muy clásicas, que implican equilibrio, saber estar y sobre todo, dedicación: cross step (andar por la tabla cruzando las piernas), hang five (sacar cinco dedos por el nose), hangten (los diez dedos)… Incluso los giros son especiales, haciéndose generalmente mediante la técnica del dropknee cutback.
Cuando hablamos de surf, es inevitable pensar en maniobras radicales, aéreos y demás piruetas. Pero este sector de surfers miran hacia otro lado: es flow. El surf con un longboard es algo que todo surfer tendría que probar alguna vez en su vida. De hecho, como decía antes, pasados los 30, es cuando más adeptos gana el longboard. Por algo será.
Averigüemos por qué:

1.- Facilidad.
Sí, a priori surfear con un longboard es más facil que con una tabla corta o shortboard. El volumen extra de los longboard, así como la estabilidad de la que suelen gozar, hacen que la evolución sea mas rápida. En apenas un par de olas, correrás paredes a poco que tengas algo de experiencia. Inténtalo con una tabla corta…

2.- Surf relajado
El “flow”, el deslizamiento… ese concepto mágico para los surfers más clasicos. Hablar del longboard es hablar del flow, y el flow es paz. No hay que remar como alma que lleva el diablo. Cogerás las olas antes que el resto de tablas, debido a ese extra de volumen. Sólo te superarán los Stand Up Paddle Boards (SUP), pero de esos hablaremos en otra ocasion.

3.- Estatus social.

Además de esa gran hornada reciente, en los ultimos 3 o 4 años en España ha sido el boom, de retro/logging/newold school de una sola quilla, sin invento y con Alex Knost o Joel Tudor como dioses, el longboarder es un surfer que quiere divertirse y por lo general maduro (o una surfer madura), con plena autoconfianza, muy alejado de la mayoria de chavalines que van saltando por las olas con las tablas cortas… Es, por decirlo de algun modo, un gentleman del surf. Y eso se nota.

4.- Es la excusa perfecta para hacerte con la furgo.

Intenta meter un longboard en un Seat Ibiza, y luego hablamos. No puedes negarlo, desde que haces surf, quieres una furgoneta. Yo al menos sí. Tener un longboard es la excusa perfecta para hacerte con una. A fin de cuentas, la tabla no entra bien en cualquier coche, y colocarla en las bacas es un suplicio.



5.- El verano nunca más sera aburrido.

No podemos evitar mirar al verano con temor. Olas de medio metro, fofas, sin forma. Remar, bombear constantemente, y pelearte con escuelas de surf. El verano apesta. Con un longboard vas a poder disfrutar esas olas mediometreras que tanto odiabas. Ojo, que engancha, y lo mismo no vuelves a querer dos metros pasados.



6.- Nueva indumentaria surfera.

Con el longboard llegan las chaquetillas de neopreno retro, los leash a la rodilla y un sinfin de accesorios que no se te ocurriría usar con una tabla corta. Es también en esto muy divertido!

7.- La parafina, tu gran enemigo.

No todo iba a ser bueno. Ve ahorrando. La cantidad de parafina que exige un tablón es infinitamente superior a la que te hace falta para la tabla corta. Un consejo: echa parafina en casa, que como te pongas a darle cera en el parking, se te pasa la sesión. Eso si, tienes nuevos inventos, como el  Hexatraction de R S Pro que a priori harán que no necesites la parafina nunca mas

8.- Disf
rutarás.
Da igual si lo haces con un longboard, un sup o un shortboard, incluso con un bodyboard. El surf es universal, y vas a disfrutar siempre, da igual con lo que entres al agua. Eso si, ante todo, respeto por el medio ambiente y por los demás surfistas. Al novato, doble racion de respeto, que todos aprendimos una vez (de hecho, tras mas de 20 años de surf, yo sigo aprendiendo).
Por todo esto y bromas aparte, llega un momento en que empiezas a ver el longboard con otros ojos, y te planteas adquirir uno. Mi consejo: no te cortes. Hazlo. A fin de cuentas, es uno de los modelos de tabla de surf mas antiguos que existen y la diversión esta asegurada.
Saludos y buenas olas.

Porque de surf solo debes vivirlo todo, Todosurf.com     #vivirlotodosurf

Comentarios

comentarios

Recibe nuestra alerta de olas

1
Date de alta en menos de 15 segundos.
2
Dinos tus spots y condiciones del mar favoritas.
3
Te enviamos un email cada vez que la previsión de olas coincida con tus preferencias.
Regístrate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *