Fallecen en Zarautz dos hermanos de Pamplona mientras hacían surf

Dos surfistas, hermanos de 44 y 46 años y vecinos de Pamplona, han fallecido esta mañana en Zarautz, después de sufrir un percance mientras cogían olas en la playa de esta localidad guipuzcoana.

Dos surfistas, hermanos de 44 y 46 años y vecinos de Pamplona, han fallecido esta mañana en Zarautz, después de sufrir un percance mientras cogían olas en la playa de esta localidad guipuzcoana.

Según ha informado el departamento vasco de Seguridad, al parecer los dos surfistas han tenido problemas mientras estaban en el agua y cuando otros practicantes de este deporte se han percatado de que necesitaban ayuda les han llevado hasta la orilla de la playa.

Al lugar se han trasladado dos ambulancias cuyos sanitarios han tratado de reanimarles, a pesar de lo cual ambos hombres han fallecido. Los responsables de una escuela de surf de Zarautz han explicado a Efe que dos monitores de ese centro han sido quienes han ayudado a los dos hombres al darse cuenta de que estaban heridos y no podían salir del agua.

“Había olas muy grandes, esos chavales no eran surfistas conocidos en Zarautz y parecía que no tenían nivel” suficiente para hacer frente a las olas que hoy han azotado la costa guipuzcoana, han señalado.

El alcalde de Zarautz, Juan Luis Illarramendi, se ha desplazado al lugar de los hechos y ha precisado que los fallecidos eran dos hombres de unos cuarenta años, que no eran vecinos de la localidad. Illarramendi ha dicho que vistas las condiciones en las que se encontraba el mar esta mañana parece que ambos lo estaban pasado mal y que uno ha intentado ayudar al otro sin conseguirlo.

El pronóstico del estado de la mar para este domingo en la costa guipuzcoana era de marejada, ocasionalmente con fuerte marejada, por lo que estaba previsto que hubiera mar de fondo del noroeste con olas de hasta dos metros.

Agentes de la Ertzaintza que han acudido al lugar de los hechos han identificado a los dos hermanos, para lo que, entre otras pesquisas, han examinando los coches aparcados en las inmediaciones de la playa de Zarautz, por si alguno de ellos pudiera pertenecer a los surfistas.