Las brisas costeras y su efecto en el Surf

Las brisas costeras y su efecto en el Surf

Los vientos locales condicionan de forma muy importante la calidad final de las olas en la rompiente. De forma general, podemos decir que los vientos que soplan de mar a tierra (Onshore, en inglés), es decir, próximadamente en la misma dirección en la que se propagan las olas, tienden a empeorar su calidad, mientras que los vientos que soplan de tierra a mar (Offshore, en inglés) normalmente hacen que las olas rompan más limpias y ordenadas.

Por tanto, conocer los vientos locales en el spot es crítico para cuadrar un buen baño. Veamos qué tenemos que tener en cuenta con respecto al viento, cómo funcionan las brisas costeras y cómo aplicar todo esto para estimar su efecto en las condiciones del oleaje.

 

¿Qué es el viento local?

Para nosotros, el viento local será el que sopla en la costa hasta unos 5 o 10 kilómetros mar adentro en la zona en la que se encuentra la playas o playas donde queremos surfear. El viento que experimentamos en una ubicación determinada puede tener diferentes orígenes. Los principales son dos:

1. El viento asociado a los centros de altas y bajas presiones

Se establece alrededor de Anticiclones y Borrascas y se conoce también como “viento sinóptico”. Es que suelen dar los modelos meteorológicos globales y de escala regional.

2. El viento térmico

También llamadas brisas térmicas o simplemente “térmico”. Está asociado a las diferencias de temperatura entre la Tierra y el Mar en la costa. Para poder identificar de entrada qué viento es el que nos puede afectar, utilizamos una herramienta básica: El mapa de isobaras en superficie. En este mapa se representan líneas que unen puntos de igual presión atmosférica en superficie y se visualizan muy bien los centros de alta y baja presión a gran escala.

 

Las brisas costeras. Mecanismo de funcionamiento

Las brisas costeras surgen a partir de las diferencias de temperatura del aire que está en contacto con la tierra y con el mar. Debido a la diferente capacidad calorífica de la tierra y el mar, es decir, la capacidad que tienen de acumular y liberar calor, se establecen diferencias entre las temperaturas de las capas de aire que tienen encima.

Como el establecimiento del mecanismo de las brisas depende de la temperatura, tendrá entonces también una dependencia con la latitud:

– En las latitudes tropicales (alrededor del Ecuador entre aproximadamente 23º Norte y 23º Sur) y subtropicales (hasta aproximadamente 45ºNorte y 45º Sur) las brisas funcionan regularmente durante todo el año.

– En las latitudes superiores a 45º aproximadamente suelen funcionar únicamente en las épocas de mayor insolación (primavera y verano).

Durante el día, se establece un viento de mar a tierra conocido como “brisa onshore” o “brisa marina”, mientras que durante la noche el mecanismo se invierte y el viento sopla, normalmente con mucha menor intensidad, de tierra a mar y se conoce como “brisa terral” o “brisa offshore”.

La clave, por tanto, sobre todo en determinadas latitudes en las que la brisa funciona casi “como un reloj”, está en buscar la hora adecuada para la sesión de Surfing, que habitualmente será a primera hora de la mañana.

 

Mecanismo básico de funcionamiento de las brisas marinas:

Las brisas costeras y su efecto en el Surf

Mecanismo básico de establecimiento de la brisa marina (onshore). Las flechas azul marino y rojo muestran las circulaciones verticales (ascendentes y descendentes) y las flechas violeta y azul claro las circulaciones horizontales (de mar a tierra en superficie y de tierra a mar en altura).

 

La brisa marina que sentimos a pie de playa se establece como parte de una circulación
cerrada que se conoce como “célula térmica”, puesto que su origen (como hemos indicado más
arriba) son las diferencias de temperatura del aire en contacto con el mar y con la tierra. A
medida que el Sol asciende después del amanecer va calentando tanto la tierra como el mar.

Pero la tierra acumula el calor mucho más rápido que el agua y al calentarse el aire que tiene
encima, éste tiende a ascender al ser menos denso y por tanto más ligero. El aire al ascender
sobre tierra forma una baja presión de origen térmico (“B” en el esquema) que impulsa, por un
lado la brisa marina desde mar a tierra, y por otro al corriente de retorno a unos 1000 – 1500
metros de altura aproximadamente.

El aire va descendiendo mar adentro creando una alta presión (“A” en el esquema) mar adentro. Los días en los que vemos el horizonte en el mar muy claro y nítido, sin nubosidad, son indicativos de que la brisa se va a establecer en breve o, si ya está en marcha, se puede reforzar. Por otro lado, la presencia de algo de nubosidad sobre tierra en la costa también suele ser indicativo de los movimientos ascendentes del aire en la baja térmica sobre tierra.

 

En resumen…

El viento local, junto con las mareas, la batimetría, el tipo de fondo y las características propias del oleaje (su altura, periodo, dirección) son los factores críticos que configuran la calidad final de las olas en la rompiente. Es importante entonces, que conozcamos cómo funcionan los vientos en nuestro spot y cómo las características del terreno lo modifican y las canalizan a escala local.

Las predicciones de oleaje de Todosurf muestran el viento local con la mayor precisión posible utilizando un modelo meteorológico de alta resolución, pero el ajuste “fino” lo debemos realizar nosotros para adaptar el modelo a las condiciones de “micro escala” de nuestro spot.

Os dejamos algo de trabajo que hacer, ¡no van a trabajar sólo los modelos! 😉

 

Por Gabi Pérez, Área de predicción de oleaje de Todosurf.com