A SOLAS CON MONCHO GIL

Surf desde dentro y por fuera; el fotógrafo de Fuerteventura ha compartido unos minutos con nosotros

¿Cómo y cuándo despierta esta pasión por captar imágenes?¿ Es usted un fotógrafo autodidacta o ha tenido que hacer largas inmersiones de estudio y técnica?
Ya de niño me llamaba la atención cuando mi padre hacía fotos, pero no fue hasta los 16 años que empecé a soltarme. Cogía la Pentax de mi padre y disparaba sin su permiso. Más adelante la heredé y echándole tiempo y dinero en revelados, me enamoré.
Me he formado sobre todo a través de revistas, libros, exposiciones,etc…pero sí que estudié un año de Fotografía en la Escuela de Imagen y Sonido CES en Madrid mientras terminaba la carrera de Periodismo.
Como surfista y fotógrafo,queremos saber qué vino primero¿la gallina o el huevo? ¿cómo lidiar ambas pasiones para no desatender ninguna?
Antes de empezar a surfear yo ya me ganaba las lentejas como fotógrafo en otras especialidades y ya siendo surfero, fue mirando revistas y pelis  de surf cómo terminé de engancharme y quise ser fotógrafo de surf.

Lidiar con ambas pasiones no es fácil y requiere cierto esfuerzo mental para no cambiar la cámara por la tabla un día especialmente bueno. Pero por el momento doy prioridad a mi Nikon antes que a mi single fin, más que nada porque no creo que algún día el surfear me pague las facturas, (se ríe).
Sin duda, una decisión complicada. Pero la responsabilidad prima en Ramón, quién además ha de lidiar con las dificultades de la profesión:al igual que la competencia que existe entre surfistas para remar una ola. ¿La hay también en el mundo de la fotografía deportiva del surf?
La competencia para remar una ola es casi siempre brutal;todos queremos disfrutar al máximo nuestra sesión y a veces no sabemos respetar, lo que desemboca en tensiones y mal rollo que nadie quiere.
Lo mismo ocurre con la fotografía en la islas, donde existe cierta competencia pero según mi experiencia, siempre ha sido una competencia el leal y respetuosa.
¿Y que puedes contarnos acerca de tu experiencia laboral?¿Alguna anécdota/incidente/curiosidad que recuerdes especialmente de todos estos años como fotógrafo de surf?
Las primeras veces que entras al agua con tu preciada cámara dentro de una carcasa hermética son fuertes puntos de inflexión por la preocupación que existe por mojar la cámara y a arruinarla. El estreno en alguna ola fuerte y peligrosa siempre  provoca un gran subidón de adrenalina que hace merecer la pena el esfuerzo y la tensión.

Sin duda parece una profesión extrema y muy gratificante, pero si hubiese un momento que te hubiese gustado captar,¿cuál sería?
Me hubiera gustado sacar la foto de la expresión facial de los primeros ingleses que llegaron a Hawái en 1778 capitaneados por el famoso capitán Cook y contemplaron por primera vez a  los hawaianos y hawaianas semidesnudos surfeando en sus rudimentarias tablas de madera.

Una ola, un rider y una tabla.
Si tengo que elegir una ola elijo Pipeline en Hawái, esta ola es tan fotogénica en un determinado punto del día, que me gustaría estar flotando a su lado y fotografiándola en alguna ocasión.
Tengo especial predilección por el estilo especial de riders como Leah Dawson, Dave Rastovich, Rob Machado o Donovan Frankenreiter.
Mi tabla favorita tiene algo de volumen y  una sola quilla, no es ni grande ni pequeña,  es ‘anchita’ en la parte delantera y va estrechándose suavemente hasta un tail en forma de punta.
Moncho Gil es un artista de la luz, las olas y la captura del dinamismo. Estos momentos conociéndole me dejan un dulce sabor de boca por su humildad, realismo e imaginación. Aspectos que se plasman en sus obras con una destacada técnica y profesionalidad.Ha sido un verdadero placer compartir minutos con este profesional y con su obra.

Para más info:www.monchogil.photo
Instagram: Monchogil_photography
Entrevista por Carmen Frutos.